¿Contrato de Comisión? Aprovecha y obtén más ganancias.

 

            Nuestra vida está rodeada de contratos, y éstos se van adecuando conforme a las necesidades sociales y económicas, por lo que es interesante, así como conveniente, conocer su utilidad, sus alcances, los derechos y obligaciones que genera, la forma, su terminación, en fin, varios detalles que te serán de mucha utilidad.

            No pretendo que seas un experto, ya que para eso estará tu abogado o asesor jurídico de preferencia, pero si quiero que estés bien informado para que tengas una noción de que contrato te puede servir, o por otro lado,  evitar que te quieran engañar ofreciéndote algo y, que por ignorancia o desconocimiento, te pueda ocasionar una pérdida ya sea económica, psicológica (tranquilidad, certidumbre), o en el peor de los caos, de libertad.

            Trataré de usar lo menos posible tecnicismos o palabras con la que no estés tan familiarizado, así también buscaré explicarlo de manera sencilla, sin rodeos o palabras rebuscadas.

             Después de la breve introducción, empezaré esta serie de publicaciones con el contrato de Comisión.

CONTRATO DE COMISIÓN

El contrato de comisión es aquel mediante el cual el comisionista se obliga a realizar, por cuenta y encargo del comitente o cliente, la suscripción, compra o venta de unos determinados valores.

¿Qué es un comisionista?

El comisionista es un sujeto auxiliar en el comercio, cuya actividad consiste en realizar operaciones de carácter mercantil, por cuenta y a nombre de otro, aun cuando puede hacerlo a nombre propio nombre.

Un ejemplo de lo anterior:

Juan es un productor de salsas picantes llamada “Picosita”, produce 1,000 botellas de salsa al mes, pero tiene un problema, no logra vender la totalidad de su producción en su local. Entonces un día en una convención empresarial conoce a Pedro, éste le comenta que tiene una empresa distribuidora y que tiene actividades de comisionista, por lo tanto, él puede ayudarle a venderle las salsas restantes del local.

Juan muy entusiasmado ante la oportunidad de lograr vender toda su producción, se reúne con Pedro en el domicilio de su empresa y se da cuenta que éste cuenta con una buena infraestructura y varios camiones repartidores, por lo que entra a la oficina de Pedro más que decidido a firmar un contrato.

– Hola Pedro, gracias por recibirme. Muy grande tu empresa. – decía Juan mientras extendía la mano para saludar.

-Mi buen Juan, gracias a ti por la confianza y, sobre la empresa, si hemos crecido bastante gracias a varios contratos que tengo firmados con varios clientes, ya que tenemos más de 10 años realizando actividades de comisionista. – respondió Pedro con una sonrisa.

-Bueno, vamos al grano. Ya hablé con mi abogado y parece que es buena idea el contrato de comisión, así que ¿Cómo trabajas? ¿Cuál es tu porcentaje?

-Como te habrá dicho tu abogado, hay dos formas en las que llevo a cabo mis actividades. La primera, es poner a un comisionista como representante de tu empresa, es decir, que lleve tu uniforme con la marca de tu salsa, en pocas palabras, como si fueras tú, por lo tanto, todos los actos realizados producirán directamente efectos sobre tu patrimonio; y por otro lado, tengo la opción de que se haga a nombre de mi empresa, como un producto más de los otros que distribuimos.

-Deja ver si entendí. – Juan hizo una pausa para pensar bien lo que Pedro le había dicho. – En la primera, tú te presentas ante los clientes como vendedor de la “Picosita”, y en la segunda opción, te presentas a nombre de la empresa ¿verdad?

-Así es, tú decides que te conviene ya que los porcentajes son diferentes, en la primera opción cobro el 10% de la ganancia y en la segunda el 15%, por la cuestión de que utilizaré el buen posicionamiento de mi empresa para mejorar la imagen de la tuya, además de que me obligaré con otros como si el negocio fuera mío, y cualquier situación recae sobre mi patrimonio.

Juan al oír los porcentajes de la comisión sintió un poco de duda ya que desde su perspectiva tendría un 15% menos de ganancia, pero al final decidió que era mejor vender su excedente y aprovechar la marca e infraestructura de Pedro para posicionar sus salsas. Así que procedió a firmar un contrato de comisión con Pedro para que realice las ventas de su salsa a nombre de su empresa distribuidora.

De la historia de Juan y Pedro hay que destacar lo siguiente:

  • Juan y Pedro firmarán un contrato de comisión, donde las actividades serán realizadas a nombre del comisionista, es decir, Pedro se obligará ante otros como si el negocio fuera propio, por lo que asumirá personalmente cualquier situación ante terceros, ya sea positiva o negativa, por lo tanto, también adquiere los derechos (pagos de clientes) para después transmitirle estos derechos (dinero) a Juan, y éste debe indemnizarlo (pagarle) con el 15% de la venta tal como se acordó en el contrato.
  • Hay dos sujetos o partes en el contrato:
    • Comitente (Juan): quien busca el servicio de un auxiliar en las ventas de las salsas.
    • Comisionista (Pedro): quien pone al servicio de Juan, sus propias energías de trabajo, conocimiento y experiencia para la venta de las salsas.

¿Cuál es la forma del contrato?

La forma es un requisito que marca la ley para la validez de un contrato, es decir, la ley señala si el contrato debe ser escrito o verbal, si es ante testigos o ante notario, si requiere de alguna solemnidad, etc.

En el caso del contrato de comisión es consensual, lo cual significa que se perfecciona (existe, vale y surte efectos) simplemente con la unión del consentimiento del comitente y comisionista, por lo tanto, puede ser verbal o por escrito. Aunque la normativa a su vez, señala que en el caso de que el contrato sea de manera verbal debe ratificarse por escrito antes de concluirse el negocio.

Por lo anterior, mi recomendación es que el contrato sea escrito desde un inicio.

¿Cuáles son las obligaciones del comisionista?

En razón de que la comisión es un cargo de confianza, la primera de las obligaciones del comisionista es la de desempeñar personalmente el encargo, aunque si bien puede ocupar personas que dependan de él, como en el caso de Pedro, pero siempre bajo su responsabilidad.

            También está obligado a obrar diligentemente, según las instrucciones recibidas por el comitente en el acto del otorgamiento del encargo, o posteriormente y a la falta de instrucciones deberá consultarlo u obrará como la prudencia indique. A su vez, deberá observar lo establecido en las leyes y reglamentos.

            Responde del empleo y conservación de las cosas y dinero que recibe. Por ello, no puede usar por su propia cuenta las cosas o dinero recibidos, respondiendo si lo hace sin perjuicio de la acción penal, de los daños respectivos, y tratándose de dinero, del pago de intereses.

¿Cuáles son las obligaciones del comitente?

El comitente debe pagar la remuneración o comisión por la operaciones realizadas por el comisionista, así como proporcionar al comisionista los medios necesarios para la ejecución del mandato y reembolsarle los que hubiere anticipado, así como los gastos hechos con ocasión de la comisión.

¿Cuándo termina un contrato de comisión?

 La causa natural de conclusión del contrato es el cumplimiento de los actos propios de la misma.

También puede haber una renuncia del comisionista, lo cual es considerada la conclusión del contrato. En este caso, el comisionista deberá que no se cause daño a los intereses del comitente.

Por otro lado, la otra causa de extinción es la muerte o la inhabilitación de las partes en el contrato de comisión.

En conclusión, el contrato de comisión puede ser una gran herramienta en tus actividades, puede tener variantes que se adecúen a las necesidades de cada una de las partes, así como condiciones, privilegios, etc. Es por ello que es importante que conozcas sus características principales y que te asesores con un profesional para su elaboración o antes de firmar el documento.

Cualquier duda o comentario me puedes contactar mediante las redes sociales o la pestaña de “Contacto”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s